¿Por qué no debemos compartir fotos de nuestros hijos en redes sociales?

Quiero publicar esta entrada antes de que en casa seamos uno más. Prefiero advertir antes que justificar. Es un tema que ya lo he tratado con mi mujer y hemos decidido no compartir imágenes de nuestro hijo por internet. Inicialmente yo no lo veía tan malo, pero si nos lo paramos a pensar es totalmente innecesario y puede ser perjudicial para él.

Seguro que todos recordamos alguna fotografía que nos hicieron de pequeños y que ahora nos avergüenza. Puede ser la foto de nuestro primer baño (desnudos), la foto de la primera comunión (“vestidos” para la ocasión) o alguna imagen en la que salgamos haciendo alguna payasada o en alguna situación embarazosa. Seguramente esa foto no son pocos los amigos y conocidos que las han visto en vuestra casa, ahora imaginaros que esa foto en lugar de estar en casa de vuestros padres, está al alcance de todo el mundo. Os gusta menos, verdad?

Día tras día padres y madres cuelgan fotos o videos de sus hijos e hijas en la red. Hoy en día, en las redes sociales tienen miles de millones de usuarios y todos ellos pueden acceder a esas y a otras muchas imágenes que se encuentren en Internet.

Dejando de lado el debate de “a dónde van a parar estas fotos” (Big Data) y el posible peligro que esto supone, existe otra cuestión igual de importante que no siempre nos planteamos. Sin darnos cuenta estamos vulnerando su propio derecho a la intimidad.

Imaginad que vais de viaje o celebráis una fiesta, pero aunque no lo queráis publicar en las redes, algún amigo o conocido comparte las imágenes y os etiqueta en Facebook. Seguramente os molestaría, verdad? Pues con los niños pasa lo mismo. Tal vez ahora que son pequeños y no son conscientes, pero debeís saber que el derecho a la intimidad de los niños está protegido por distintos reglamentos tanto a nivel nacional como internacional, y que los padres y Estados (en última instancia) deben respetar y proteger. No son pocas las leyes que los protegen, aquí en Catalunya la privacidad de los niños está defendida por la Ley de Derechos y Oportunidades de la Infancia la Adolescencia de Catalunya, la Ley española de Protección del Menor, el Reglamento de Protección de Datos de la Unión Europea y la Convención de Derechos de los Niños. En Francia, por ejemplo, el Estado puede sancionar a los padres que compartan fotos de sus hijos en las redes sociales con multas de hasta 45.000 euros o un año de prisión. En España, por ahora, esto no sucede. Pero se requiere que ambos padres están de acuerdo, para poder colgar las fotos en sus redes sociales.

Debemos comprender que la vida privada del niño es suya, no de sus padres. Puede que nos parezca muy gracioso, pero puede que al niño no. Haciendo una rápida búsqueda en internet, es muy fácil encontrar videos de niños que se han hecho virales. Tal vez nos parezcan recientes, pero hace más de diez años del mordisco de Charlie en el dedo de su hermano, o casi nueve años que David salió del dentista y aún así nos seguimos riendo con esos videos. Realmente aún no son muchos años, y es por ello que todavía no son tan mayores para que podamos ver las consecuencias pero sí que ya existen casos de hijos que han denunciado a sus padres por vulnerar su derecho a la intimidad.

Yo mismo, soy usuario de Instagram, y desde que me intereso por temas relacionados veo la inmensa cantidad de fotos de bebés colgadas a diario que cuelga todo el mundo de modo público. Ya sean hijos de gente famosa o directamente de gente anónima y desconocida que quiere enseñar la ricura de niño que tiene. Todas estas imágenes multiplican las posibilidades de que el número de casos de denuncias y malestar familiar sea mucho mayor en el futuro. Niños que actualmente son utilizados para promocionar o conseguir algún producto, parece que no sean más que instrumentos que los padres utilizan para su propio beneficio personal.

Más allá de las cuestiones legales, deberíamos tratar este tema como un problema más relacionado con la educación que con las leyes. Ya hablé hace tiempo del buen uso de la tecnología en el aula, pero también hay que tratar de educar en casa para hacer un uso de las redes con respeto. En el fondo, se trata de atender a la lógica y a la razón ya que hay un derecho del menor que no debemos pisar. Si aun así van a seguir subiendo las fotos a las redes, pido desde aquí que se haga con respeto hacia él y en lugares privados y seguros.

Solamente debemos recordar que son nuestros hijos, pero son una parte independiente de nosotros. Tienen su propia vida y sus propios derechos.

Anuncios

La regla de los cuatro regalos

No es poca la gente que llega al blog a través de los artículos en los que hablo de regalos que los niños reciben en Navidad.

Ya sea para saber la cantidad de ellos, o de qué tipo es más adecuado, incluso también buscando alternativas a los juguetes.  Sigue leyendo

Los grandullones de la clase

Ya falta muy poco para ser uno más en casa, y reconozco que últimamente no puedo prestar mucha atención al blog. Debo admitir que los primeros días de saber que íbamos a ser padres pensé en una de las entradas de ésta página, concretamente en la que aún a fecha de hoy acumula más visitas, la entrada dedicada a los niños de diciembre. La casualidad hizo que fuese en diciembre cuando naciese nuestro hijo, y nosotros no podemos estar más felices.

Pero… ¿Qué hubiese pasado si hubiese nacido en enero? ¿Ser de los mayores de la clase es una ventaja respecto a los de final de año? ¿Existirá algún problema con su primo segundo que nació en enero de este mismo año? Es por ello que hoy quiero hablar de los más grandullones, de los niños y niñas que nacien a principio de año. Esos niños que llegan a P3 meses antes de cumplir los cuatro, y algunos de sus compañeros aún tienen dos años. Por cuestión de días o horas se incorporan a la escuela un curso más tarde que los venidos al mundo poco antes de finalizar el año.

Sigue leyendo

El mal humor del padre puede afectar a los hijos

No sorprende saber que un padre gruñon y constantemente enfadado tiene un efecto negativo en el desarrollo de sus hijos, ¿verdad? Pero ¿qué pasaría si os dijera que, según un estudio, el mal genio del padre es más nocivo y por tanto afecta más que el malhumor de la madre?

La verdad es que a mi si que me ha sorprendido, pero resulta ser que si que es así. Un estudio de la Universidad Estatal de Michigan demuestra que el mal humor del padre en casa es percibido en nuestros bebés de maneras inimaginables.

Sigue leyendo

¿La inteligencia se hereda?

Ahora que en casa vamos a ser tres, me asaltan muchas dudas sobre la paternidad. Claro está que voy a ser padre, pero… ¿sabré ser padre? Creo que cualquier futuro padre se hace las mismas preguntas y tiene los mismos temores. No será ningún juguete, ¡estará vivo y será de verdad! Cuando lo vea seguro que alucino, espero poder enseñarle más de lo que yo he aprendido. Que sea más valiente que yo, que dibuje sonrisas haya donde vaya y que no le puedan decir que no. Que pise fuerte.

Sigue leyendo