La pitahaya, como el trabajo del pedagogo, es más buena que bonita

Hoy, debido a una salida para ver las opciones profesionales de un pedagogo en el ámbito empresarial, hemos ido a visitar Mercabarna.

No quiero entretenerme mucho y por ello resumiré diciendo que Mercabarna es el mayor centro agro-alimentario del sur de Europa, y está ubicado en la ciudad de Barcelona.

Pues bien, aquí la figura de un pedagogo también aquí es importante, y mucho. Su ámbito de trabajo se centra dentro del Área de Formación, ya sea como formadores, gestores de formación o directamente responsables de dicha formación. Esta formación ya puede ser interna o externa, formación de oferta, formación de demanda en abierto o “in-company”, o también realizando servicios complementarios como asesoramiento formativo a otras empresas.

Formar a trabajadores, a formadores, diseñar programas formativos… Son muchas las tareas que un pedagogo puede hacer en una empresa, ya sea Mercabarna, como cualquier otra, y debemos tener una visión más amplia a la hora de buscar salidas profesionales. Muchos estudiantes de pedagogía se centran en mirar hacia la escuela o el ámbito educativo formal y no miran en otros lugares donde la formación se hace necesaria y muy útil para el desarrollo de la empresa.

Todo esto es muy importante, y mucho más para nosotros, que pretendemos ejercer la pedagogía y ganarlos la vida con ello.
15089424883_17c7a06667_mPero yo hoy quiero mostraros “Pitahaya” un corto que ha sido preseleccionado automáticamente para el Oscar al mejor corto después de haber obtenido el primer premio en el Festival Underworld de Nueva York. Este cortometraje narra la historia de un niño que llega a Mercabarna de excursión con su colegio, y es ahí donde vivirá una experiencia que “le marcara para siempre y pondrá a prueba su valentía“.  Dicho corto me ha impactado por el hecho de su aparente bajo presupuesto, a pesar de haber alguien tan relativamente mediático como Albert Espinosa (Polseres Vermelles), parece que con muy poco ha conseguido tocarnos los sentimientos. Ha sido capaz de contar una historia con dos personajes principales, un escenario (Mercabarna) y un narrador, no ha necesitado más.

Si a pesar de todo, seguís sin querer ver el corto, os diré que por cada 10 reproducciones completas del vídeo, Mercabarna donará un quilo de alimentos al Banc dels Aliments de Barcelona.

Muchas gracias

“Pisa suavemente, que pisas mis sueños”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s